La Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado (Avecal) se ha sumado a la reclamación que acaba de realizar FICE al Gobierno para que el sector del calzado pueda acceder a las medidas de apoyo a la solvencia empresarial contempladas en el Real Decreto 5/2021 para afrontar las consecuencias provocadas por la pandemia de la COVID-19. La presidenta de Avecal y también actual presidenta en funciones de FICE, Marián Cano, ha mostrado su malestar y disconformidad ante “una decisión incomprensible y que debe ser subsanada de inmediato” por las autoridades.

 

Desde la propia FICE se insiste en que “es inadmisible que un sector que emplea a más de 37.000 personas, con más de un 43% de empleo femenino, y después de haber perdido más de 19.000 puestos a causa de la pandemia, quede fuera del acceso a estas medidas que buscan preservar el tejido productivo y el empleo”.

 

La patronal valenciana coincide y apoya plenamente la petición de FICE para que se incluya al calzado “como susceptible receptor de estas medidas extraordinarias por la situación tan delicada que enfrenta”, ya que lidera las caídas de los sectores industriales con un descenso del 28,2% de Índice de Producción Industrial (IPI) en 2020, la mayor de la serie histórica de calzado y superior al de otros sectores industriales que sí pueden acceder a las líneas de apoyo.

 

A estas cifras, se unen además otras igualmente preocupantes como el Índice de Cifra de Negocios (ICN) de la industria del cuero y calzado que descendió un 23,6%, y la pérdida de 7.291 personas de sus puestos de trabajo, lo que supone un descenso del 16,8% en el empleo. Asimismo, las exportaciones retrocedieron a cifras de 2013 con una caída del 15,7%. Todos estos datos reflejan que el sector del calzado es uno de «los sectores más afectados» a los que hace referencia el Real Decreto-ley 5/2021.

 

En la misma línea, Avecal considera que la industria productora de calzado española (CNAE 1520) y la distribución mayorista (CNAE 4642) deben incluirse en las ayudas, al igual que figura su comercio minorista. Ambas entidades consideran que toda la cadena de valor del sector debe estar igualmente respaldada por estas medidas tan necesarias y vitales para el mantenimiento de la actividad económica y el empleo.

 

La decisión anunciada por el Gobierno se trata de una injusticia para el sector del calzado. Es incomprensible que se desproteja a una parte de la industria española dejando fuera de estas medidas de apoyo a un sector que desde el primer momento se ha volcado con todos sus medios en ayudar a quienes estaban en primera línea de lucha contra la pandemia.

 

 

Por ello, desde Avecal se insiste en que se debe “corregir esta situación lo antes posible para que las empresas del sector del calzado puedan acceder a estas medidas de protección y de apoyo”. Tal y como ha señalado FICE, la situación de vulnerabilidad a la que hace referencia el Real Decreto-ley, no frenó a los trabajadores y empresas del calzado para poner todos sus recursos a disposición de la fabricación de mascarillas, EPIS y calzado especializado para sanitarios y profesionales en la primera línea.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies